Acebo, el árbol sagrado de la buena suerte.

El acebo en nuestra tienda online Lo encontrarás en nuestra sección de árboles click aquí

Nombre científico: Ilex aquifolium L.. Familia Aquifoliaceae.

Etimología: Los romanos le llamaban ilex a la encina y dado que las hojas del acebo son también espinosas se le ha aplicado el mismo nombre. Del latín Acus, agudo y Folium, hoja, describiendo sus hojas pinchudas.
Nombres vulgares  :

ilex aquifolium

Ilex aquifolium. Acebo

Galicia: Acivo, acivro, acibeiro, xardo, escornacabras, carrasco.
Castellano: acebo, aceba, acebeo, acebro, aceo, agrifolio, alcebo, alebro, arcebo, cardón, cardonera, carrasca, carrasco, cebor, cebro, chaparro, crébol, crebol, crévol, grebolé, grévole, hereu, muérdago, xardón.
Asturies: acea, aceba, acebo, acebro, acebu, acebuche, acegu, acibu, acéu, briscu, carrasco, carrascu, carrescu, escayu, espino, espinu, sardón, xardón, xardonera.
Catalán: Grèvol, boix grèvol, arbre de visc, coscoll del vesc, agrifol. Vasco: Gorosti, koosti, garratz, garratzaina.
Es frecuente que se le llame muérdago, aunque este nombre, es el que corresponde a una planta parásita que vive encima de los árboles, del género Viscum. Coinciden el verdadero muérdago y el acebo en que con ambos se puede fabricar una sustancia pegajosa utilizada para cazar pájaros (liga).

Origen:

Crece de manera espontánea en Europa, Asia y Norte de África. En España es más frecuente en la mitad Norte. En Galicia existen ejemplos de bosques de acebo monoespecíficos en la Serra de Ancares (Lugo) y Serra do invernadeiro (Ourense), siendo además una especie bastante frecuente en las 4 provincias de manera silvestre y también muy popular en los jardines gallegos.
En la actualidad es una especie protegida, con lo que está prohibido cortar ramas o arrancar las plantas que crecen espontáneamente en nuestros bosques. Si quieres tenerla en tu jardín, en los viveros es fácil encontrarla y mucho menos trabajoso que irla a buscar al monte.

Descripción:
El acebo es un arbol pequeño, de crecimiento lento y que puede superar los 10 metros de altura y llegar a más de 100 años .
Sus hojas son perennes, de color  verde oscuro, brillantes y algo duras, con espinas y el borde algo ondulado. Que tengan más o menos espinas, depende de la genética de los individuos y en ocasiones de la zona del árbol. Muchas veces las hojas más cercanas al suelo son más espinosas que las de la parte superior (parece ser, que así evitan ser comidas por los herbívoros que anden por la zona).
Normalmente, es un árbol dioico, esto quiere decir que hay pies hembras y pies machos. Ambos, tienen flores unisexuales ( aparentemente bisexuales) que en ocasiones pueden ser hermafroditas, aunque es lo menos usual. La floracion tiene lugar en la primavera y los frutos, bien conocidos por todos, aparecen en otoño- invierno. Estos frutos son bayas de color rojo intenso muy llamativas que llevan en su interior de 1 a 6 semillas, normalmente 4. Aparecen solo en los ejemplares hembras y en la mayoría de las ocasiones, van a necesitar un pie macho cerca para polinizar las flores hembras y así producir frutos.
El tronco, presenta la corteza lisa de color grisaceo, a veces con algunas marcas más oscuras.

Cultivo:
El acebo es relativamente fácil de cultivar, con un suelo moderadamente fértil, prefiriendo los suelos ácidos y  que no se encharquen, mejor con algo de  sombra, sobre todo en los primeros años, aunque a pleno sol, tambien crece bien en el norte de la península. Es muy resistente al frio, llega a subir a más de 1.800 m. sobre el nivel del mar, y a las podas, no así a los  transplantes, por lo que  si quieres hacerte con uno, es mejor comprar una  planta en maceta, que en cepellón o a raíz desnuda.

Reproducción:

Por semillas.
Los frutos recien recolectados, desde finales del otoño hasta mediados del invierno, se pueden dejar secar, o bien meter en un macerador con agua para separar la pulpa de las semillas. De unos 100 kg de fruto, podemos llegar a obtener más de 30 kg de semillas limpias, y en un Kg de semilla limpia, hay de media unas 30.000 semillas.
La germinacion, presenta sus dificultades, ya que después de sembrar, hay que esperar hasta la 2ª o 3ª primavera, aunque se trate la semilla mediante estratificado. Las plantas provenientes de semillas, van a ser de los dos sexos. Si quieres tener frutos con seguridad tendrás que utilizar la propagación por estaquillado, que es la que nos garantiza el sexo del individuo

ilex x meservae frutos. Acebo

Frutos de acebo

Por estaquillas.
Es relativamente sencillo si se tiene una buena instalación: invernadero con cama caliente ( calor por debajo de las estaquillas), y control de humedad y temperatura mediante sensores y programador.
Las estaquillas, se hacen con madera de 1 año que no esté muy endurecida dejando dos o tres hojas, que normalmente cortamos, para evitar que se toquen unas a otras en las bandejas, y disminuir la transpiración de las mismas.
Sin una instalación adecuada las posibilidades no son muchas…

Para que sirve:

Su madera de grano fino, muy densa, dura,  y de color claro, es muy apreciada para ebanistería y cuando se tiñe de negro se puede hacer pasar por ébano. No hay demasiados ejemplares grandes con lo que la producción y aprovechamiento de su madera es poco habitual. Por su calidad la podemos comparar con el boj (Buxus sempervirens).
Los brotes de cepas, se utilizan para llevar el ganado y también como mangos de herramientas que tengan que soportar esfuerzos de flexión.
Para datar del comienzo del aprovechamiento del acebo tenemos que ir hasta el neolítico, hace más de 6.000 años en el que se utilizaban sus rectos fustes para construcción. Más cercano a nuestro tiempo, el acebo se podaba para darle de comer sus ramas al ganado y las acebedas para el pastoreo de ganado vacuno, ovino, caballar y caprino.
Durante años se utilizaron las ramas con frutos para decoración navideña lo que provocó en su momento, la prohibición de esta actividad por el peligro de que se pudiese llevar a su desaparición. En la actualidad, el acebo no está ni mucho menos en extinción y es fácil encontrarlo tanto silvestre como cultivado.
Los acebos, toleran muy bien la poda, con lo que son perfectos para su empleo en la construccion de setos. En los jardines, se utilizan tanto en pequeños grupos, como árbol aislado o como arbol de copa, y son muchas, las variedades del ilex aquifolium, con hojas de colores variados y formas diferentes. Es una especie de un gran valor ecológico ya que sirve de refugio y alimento, sobre todo a las aves, en una época en que hay poco que comer en el monte. Sus frutos son consumidos también por roedores y herbívoros, pero cuidado, son muy diuréticos y vomitivos para el hombre pudiendo llegar a causar la muerte.
En medicina popular se ha utilizado para tratar la artritis, reuma, gota, inapetencia, estreñimiento, fiebre y bronquitis.
Con su corteza se elabora una sustancia viscosa usada para cazar pájaros que se llama liga, para obtener esta masa pegajosa y espesa, se mete la corteza del acebo en un recipiente con agua. Pasados unos días se raspa la corteza por su parte interior obteniendo esa gelatina pegajosa, que habra que manejar con mucho cuidado y con las manos mojadas para evitar que se pegue.
Para los celtas es un arbol sagrado, que se empleaba en el solsticio de invierno para atraer la buena suerte y la prosperidad, estas creencias antiguas fueron adaptadas a la religión católica con posterioridad. Los antiguos, le llamaban Tinne, que viene a significar  “el guardián de la sabiduría durante la época oscura del año” y se dice que los druidas lo utilizaban para confeccionar sus varitas. El roble para ellos era el rey de la época luminosa  y el acebo de la epoca oscura. Los hombres también podían aumentar su atraccion sobre las mujeres portando una bolsa con bayas y hojas. Plantado cerca de tu casa, te protegerá de la mala suerte y hará que el invierno sea más llevadero.