Vermiculita, perfecta para mejorar sustratos

Que es la vermiculita

La vermiculita es un mineral  que al calentarlo a muchos grados (más de 1.000ºC), se expande, dando lugar a un producto con una estructura laminar, inalterable, duradera y libre de gérmenes que puedan perjudicar a las plantas. Carece de toxicidad, sabor y olor

Vermiculita a la venta en nuestra tienda online

vermiculita

Químicamente es un silicato hidratado de magnesio hierro-aluminio, una vez expandida, la vermiculita es muy ligera, con un peso de 90 a 140 kg por metro cúbico. Su pH es neutro y además no se disuelve en el agua y ayuda a mantener el pH del suelo. Es capaz de absorber mucha agua y además de actuar como almacén de nutrientes, evita que se marchen disueltos en agua para liberarlos más tarde. Asimismo también proporciona potasio y magnesio a las plantas.

Como se emplea la vermiculita

Al igual que cualquier sustrato no debes compactarla ya que una presión excesiva destruye su estructura perdiendo sus características.

Es ideal  para mezclarla con turba, corteza, sustrato de toxo etc y nosotros también la utilizamos a veces para recubrir semillas ya que hemos visto que mejora la germinación y la sanidad de las pequeñas plantitas recién germinadas.

Mezclando la vermiculita con cualquier sustrato vas a obtener muchas ventajas:

  • Aumentas la capacidad de almacenamiento de agua y evitas que ésta se marche por percolación. Esto hace que las plantas crezcan mejor ya que es más dificil que tengan falta de agua
  • Mejoras la estructura física del sustrato ya que aumenta la porosidad, evitando encharcamientos, proporcionando un ambiente más sano para las raices, evitando pudriciones y enfermedades
  • Elevas la cantidad de nutrientes almacenados en el sustrato. Esto es muy importante, debido a la elevada capacidad de intercambio catiónico, los nutrientes se mantienen en reserva para liberarse posteriormente.

En definitiva, es un material inerte, excelente para mezclar con cualquier sustrato y como capa para tapar las semillas.