GALLINAS DE MOS.

Las Gallinas de Mos que criamos, son una raza autóctona de Galicia de la que nos sentimos partícipes en su recuperación y mejora. Para ello, seleccionamos los mejores ejemplares para reproducción, buscando siempre ensalzar las características que tanta fama están dando a los huevos y carnes de la raza Mos.

A poco hemos estado, de que esta maravillosa raza hubiese desaparecido. La industrialización de la ganadería, puso contra las cuerdas muchas razas autóctonas, entre ellas la gallina de Mos y el Porco Celta.

En un mundo productivista a ultranza, donde lo único importante era producir y producir, con el máximo rendimiento, estas razas autóctonas fueron decayendo día tras día.

Hoy, volvemos a disfrutar de la calidad de sus productos. Con una crianza artesanal, muy lejos de las granjas-industria, tienes la oportunidad de descubrir los sabores de verdad. Ahora SI. 

Gallina de Mos. Carnes y huevos para disfrutar

La gallina de Mos es muy voluminosa, si la comparamos con la típica gallina ponedora de las granjas, es mucho más grande, tiene una gran cantidad de carne.

Se pueden obtener unas fabulosas pulardas con los ejemplares jóvenes. Su carne es de un sabor delicado, muy diferente a cualquier otro producto que puedas encontrar en el supermercado

El Gallo de Mos, presenta una carne firme, puedes hacer un guiso, que no se desace a la media hora como los pollos industriales. El sabor y color intenso, que se intensifica con la edad. Grandes cocineros aprecian la carne de vaca o buey de ejemplares de varios años. Lo que se paga por una chuleta de ternera joven, es mucho menos que por vaca vieja, se considera que el sabor y otras cosas, mejoran con la edad. En el Gallo de Mos yo aprecio lo mismo, prefiero un ejemplar de 14 meses a uno de 10. Eso si, en todo caso, la edad mínima debe ser de 8 meses.

Las Gallinas adultas son una auténtica delicatesen para el cocido gallego y para muchas otras preparaciones. Estamos ante una raza en la que todas sus versiones son aprovechables y todas ellas con matrícula de honor :)

Tanto sobre las carnes como de los huevos, se han realizado estudios en los que ha quedado patente una clara superioridad de la raza Galiña de Mos frente a otras estirpes industriales. Solo hay un pero, la calidad exige paciencia. Un gallo de Mos necesita más tiempo para hacerse y una gallina de Mos no pone tantos huevos como una de las industriales, pero no creo que nos importe.   

Origen de la Gallina de Mos  

Al igual que el resto de las gallinas europeas, las razas actuales vienen de la domesticación y evolución de especies autóctonas de Sur de Asia. Durante siglos, se han extendido por todo el mundo y cada zona, ha ido obteniendo sus razas adaptadas al clima de cada lugar.

La primera vez que se presenta un patrón de la raza Mos es en el año 1935. Gracias a la Estación Pecuaria Regional de Lugo y a partir de unos huevos traidos de la parroquia de San Xiao de Mos, en el Ayuntamiento de Castro de Rei (Lugo) se empezó a recuperar y promocionar lo que se dió en llamar Gallina de Mos, en relación al lugar de donde se habían traído los huevos.

Los años siguientes se continuó con los trabajos de reproducción, aumentando el número de individuos y la venta a criadores. En aquellos momentos ya se decía de esta raza, que no servía para estar en jaulas. Es una gallina que necesita ser criada en libertad y con una gran resistencia a las inclemencias del tiempo.

Durante varias décadas la Gallina de Mos fué una raza criada y apreciada por la calidad de sus huevos y los excelentes Gallos y Pulardas. El declive sucedió con la introducción de otras razas encaminadas al rendimiento en detrimento de la calidad, que poco a poco fue desplazando las Galiñas de Mos hasta casi acabar con ellas.

AVIMOS

Avimós, es la Asociación de Avicultores de la Raza Galiña de Mos. Fué fundada a principios del año 2.001 y al poco tiempo, ya reconocida oficialmente para poder trabajar recuperando, conservando y fomentando la raza Galiña de Mos.

La asociación AVIMOS tiene como misión la de coordinar y organizar actividades alrededor de la Gallina de Mos, algo que viene haciendo de una manera intensa desde su fundación.