Sustrato para orquídeas

En esta sección tienes un sustrato específico para que el cultivo de tus orquídeas sea fácil.

En su composición lleva Turba rubia, corteza vegetal y perlita, proporcionando un pH ácido que es los que necesitan las orquídeas.

Es un sustrato muy poroso que evita el encharcamiento del agua, algo fundamental para que las plantas se desarrollen sin enfermedades ni pudriciones de raíz.

Como trasplantar las orquídeas a este nuevo sustrato

En primer lugar, debes sacar la planta de su antigua maceta. Hay que hacerlo con cuidado de que no se rompa ninguna raíz. En caso de que se te haga dificil siempre puedes optar por cortar el contenedor.

A continuación elimina los restos del sustrato anterior. Hazlo con cuidado y si algún pedazo no puedes sacarlo, déjalo, es mejor que no estropees las raíces.

Observa bién el sistema radicular y si ves alguna raíz podrida, elimínala con unas tijeras bien afiladas.

La nueva casa de tu orquídea debe tener un buen drenaje, utiliza siempre macetas que tengan unos buenos agujeros en su base y no pongas la maceta en un plato con agua. Para favorecer la salida del agua, van bien unas piedrecillas en el fondo, perlita u otro material muy poroso.

Rellena una parte de la maceta con el sustrato y sitúa la planta encima, aportando más tierra por los bordes hasta llegar a la parte superior. La planta debe quedar al mismo nivel que antes o 1 cm menos, pero no la entierres.

No apelmaces el sustrato, aprieta la tierra con cuidado sin hacer mucha fuerza, colocas un tutor, atas la planta al mismo, riegas y ya tienes lista tu orquídea para llenar tu casa de flores.