El Castaño híbrido para producción de castañas.

El castaño híbrido, es una de nuestras especialidades en nuestro vivero en Galicia. Lo producimos por el sistema de acodo bajo, también conocido como corte y recalce. Más abajo te explico como hacemos.

Son clones resistentes a la enfermedad de la tinta y el Maruxa (clon 90.044), parece ser también, bastante resistente al ataque de la avispilla asiática del castaño.

Las plantas de castaño las servimos a raíz desnuda desde Diciembre a Febrero y en maceta durante todo el año. Los castaños en maceta son de dos a tres años de edad. Con ellos puedes obtener castañas rápidamente, adelantando la entrada en producción del castañar.

Por otro lado, empleando los castaños en maceta, te asegurarás el éxito de la plantación ya que las marras son prácticamente inexistentes.

Plantas de castaño de acodo bajo 

El proceso para obtener plantones de castaño híbrido, requiere de paciencia y una larga espera para empezar a comercializar las primeras plantas.

Se ha de buscar una parcela con un suelo adecuado para el cultivo del castaño, que tenga un buen espesor de tierra y que no se encharque en ningún caso.

Se plantan los castaños en filas bien separadas para permitir el paso del tractor. Una vez plantados, durante los próximos 4 o 5 años, es necesario limpiar las malas hierbas y abonar para que se desarrollen al máximo. 

Pasado este tiempo, se cortan los castaños a ras de tierra durante el invierno. De esos tocones van a salir unos brotes que serán, las primeras plantitas que se venderán en el siguiente año. 

Las operaciones que realizamos para hacer enraizar los brotes del castaño son las siguientes:

Deshojado.

Una vez que los brotes han salido y tienen al menos unos 60 cm de altura media, empezamos a preparar las plantas de castaño para su enraizado. La primera operación, es quitar las hojas a la mitad, o un poco más del brote. Es una labor que hay que realizar con cuidado de no romper tanto la zona superior como sobre todo la zona de inserción con la cepa.

Anillado

Con una máquina de las que se emplean para sujetar las mallas de cierre a los alambres, a cada castaño, le ponemos una anilla en la parte inferior de la planta. Cuanto más abajo, más cerca de la cepa, mejor. Esto favorece que se acumulen reservas en esa zona para un mejor enraizado.

Raspado

Previo al hormonado, con un cuchillo o una navaja bien afilada, se raspa un poco la corteza de la rama para que la hormona haga mejor su trabajo.

Hormonado

Una operación muy importante es la aplicación de la hormona. Brote a brote, con un pincel, vamos pintando en la zona antes raspada. Es preferible no hacerlo en días de mucho sol ya que la hormona se degrada con el calor y la luz solar. Una vez pintado se debe aporcar lo antes posible

Aporcado

Con un tractor y justo después de hormonar, arrimamos tierra a la cepa para tapar los rebrotes de castaño ya hormonados. Esta labor hay que terminarla a mano y con mucho cuidado. No pueden quedar bolsas de aire y la zona donde se le aplicó la hormona ha de estar bien tapada.

Como ves, desde que en el vivero se toma la decisión de producir castaños híbridos, han de pasar 6 años para vender la primera planta. No hay duda de que el oficio de viverista es para personas con cierta dosis de paciencia.