Perales, Pyrus

El nombre científico del peral se corresponde con Pyrus communis, un árbol caducifolio que en ocasiones puede superar los 6 metros de alto. Pertenece a la gran familia de las rosaceas, igual que los manzanos y muchas otras plantas que se cultivan.

El peral es originario de Europa, norte de África y Asia y su cultivo se encuentra extendido por buena parte del mundo.

Después de los manzanos, los perales suelen ser una elección frecuente de nuestros clientes. Su cultivo es muy parecido, necesitando suelos y cuidados similares.

El cultivo de los perales

Son adaptables a diferentes tipos de suelos tanto a nivel de granulometría como de acidez. En todo caso hay que huir siempre de los suelos calizos en exceso. En suelos donde hay mucho calcio, no vegetan bien y acaban por decaer

En la península ibérica donde se dan mejor los perales es en la zona centro y norte. Gracias a que hay muchas variedades de perales algunas se pueden cultivar también en el sur, sobre todo en zonas elevadas.

Necesitan frío invernal para que las yemas de los ramillos se conviertan en yemas de flor y puedan fructificar. Unas variedades tienen más necesidades de frío invernal que otras.

Características nutricionales de las peras

Además de su excelente sabor y aroma, las peras son también muy apreciadas como alimento por sus buenas propiedades nutritivas.

Son ricas en vitaminas del grupo B , A y C y también presentan minerales como el fósforo, el potasio, calcio y magnesio.

Recolección y conservación de las peras

Las peras se deben recoger antes de que maduren de todo si lo que queremos es que se nos conserven durante mucho tiempo. Lo ideal a nivel casero, será que las metas en la nevera. Ten cuidado de no mezclar peras que tengan inicios de pudrición ya que acelerarían la perdida de toda la cosecha.