Membrillero, Cydonia oblonga

El membrillero es un frutal de pepita de la familia de las rosáceas, al igual que el manzano y el peral. Pertenece al género Cydonia en el que hay una sola especie que es Cydonia oblonga. Por el mundo adelante hay unas cuantas variedades en diferentes continentes como América, Asia y Europa.

Se considera un frutal originario de Asia, donde aún se pueden ver ejemplares silvestres de los que han derivado las variedades que hoy cultivamos.

Los membrillos a diferencia de otras frutas, no se pueden comer sin cocinar previamente, non hay quién les meta el diente de lo astringentes y duros que son. Para su consumo es imprescindible una larga cocción en la que habitualmente se añade azúcar, que mejora su conservación y sabor.

El cultivo del membrillero

Es un frutal de los fáciles de cultivar, no presenta dificultades de adaptación en la mayoría de los climas de la península ibérica.

Soporta sin problemas las bajas temperaturas del invierno y los fuertes calores del sur de España en el verano. Al mismo tiempo es muy poco exigente en cuanto a suelos y es capaz de desarrollarse y dar frutos en suelos donde otros frutales no prosperarían.

Es de los frutales más agradecidos, produciendo aunque esté abandonado y a poco que le ayudes mediante poda y fertilización, tendrás una gran producción de membrillos.

El membrillero es autopolinizante, es decir, no necesitas tener nada más que una sola planta para que fructifique, ya que las flores son hermafroditas.

Recolección de los membrillos

Durante el otoño, a medida que caminamos hacia el invierno, llegan los membrillos a maduros. Se reconoce esta madurez, en que aumenta su aroma y va desapareciendo o se desprende con más facilidad, esa capa de pruina que tienen en la superficie del fruto.

Conviene que los frutos estén secos en el momento de la recolección para una mejor conservación. Una vez recolectados, en la nevera se conservarán varios meses. En su defecto, puedes buscar un almacen oscuro, fresco y seco.

Uso del membrillo en la Historia y la actualidad

Su fruto ha sido utilizado para la alimentación humana desde hace milenios, ya romanos y griegos lo empleaban en su cocina, existiendo diversas recetas las cuales han llegado a nosotros gracias a algunos libros de la época.

Hoy en día, se emplea fundamentalmente para hacer el dulce, o carne de membrillo. Otros usos son para gelatinas, mermeladas, salsas y muchos postres.

No lo comas crudo, tiene muchos taninos que lo hacen tremendamente astringente, hay que cocinarlo siempre.

Propiedades nutricionales del membrillo por cada 100 gramos

  • Proteinas: 0,41 gr.
  • Hidratos de carbono: 7,32 gr.
  • Fibra: 2,90 gr.
  • Calcio: 11 mg.
  • Hierro: 0,60 mg
  • Potasio: 184 mg
  • Zinc: 0,20 mg.
  • Sodio: 2,10 mg
  • Magnesio: 8,30 mg
  • Fósforo: 19 mg
  • Vitamina B1: 0,04 mg
  • Vit B2: 0,04 mg
  • Vit B3: 0,22 mg
  • Vit B5: 0,09 ug.
  • Vit B6: 0,03 mg
  • Vit B9: 4 ug.
  • Vit C: 15 mg
  • Vit E: 0,79 mg.

No tiene colesterol y muy pocas calorías!

Si quieres comprar membrillo ecológico puedes visitar nuestra sección de alimentación en Galicia Natural:

Dulce de membrillo bio