Uva espina

Uva espina. Ribes uva crispa. Ribes grossularia

Otro de nuestros frutos del bosque del que producimos plantas en nuestro vivero en Galicia.

Características de la Uva Espina

La uva espina o uva crispa, es un arbusto de poco más de un metro de altura, muy ramificado. Con el paso de los años acaba siendo casi tan ancho como alto.

Presenta unas espinas muy agudas que hace que la puedas plantar como seto defensivo, son muy duras por lo que es muy difícil que puedas atravesar un seto de Ribes grossularia.

El fruto es como una uva, de ahí el nombre común de uva espina, de forma redondeada, de sabor suave, menos ácido que las grosellas.

Crece con cierta lentitud y ello convierte a la sorbeira en un pequeño fruto que puedes cultivar en maceta o en un pequeño lugar de tu huerto o jardín.

Propiedades nutritivas del Ribes uva crispa

Con menos calorías que las grosellas, contiene cantidades muy interesantes de vitaminas.

En el fruto encontramos vitaminas A, B1, B2, B6, Niacina y vitamina C

Los minerales presentes en la Uva espina son el sodio, potasio, calcio, magnesio, fósforo y hierro como los más abundantes.

Ribes uva crispa, cultivo

Para cultivar la uva espina necesitamos que el invierno sea frío, es decir, no nos vale la costa de Almería. Hacen falta un mínimo de 800 horas en que el termómetro baje de los 7ºC para que tengamos una buena producción de frutos. Esta cifra de horas frío es aproximada ya que puede ser diferente de unas variedades a otras.

Tampoco sirve un verano excesivamente caluroso. Las altas temperaturas queman las hojas y es imprescindible el riego para obtener un buen desarrollo de la planta y frutos.

En caso de lugares poco favorables, es mejor una orientación norte e incluso buscarle un lugar a media sombra para evitar daños por el sol.

Polinización de la grosella espinosa

Todas las variedades de grosello espinoso son autofértiles, eso quiere decir que no hay que plantar otras variedades de uva espinosa para que se produzca la polinización.

Esta polinización se produce gracias a la acción del viento y de los insectos. Como en cualquier cultivo de huerta o frutal, es preferible evitar tratamientos insecticidas en la época de floración ya que puedes perjudicar la acción de los insectos.