Arce rojo en maceta, arce de canadá, Acer rubrum

17,10 €

Maceta de 3 litros. Altura de la planta superior a 95 cm.

Plantas de Acer rubrum, arce rojo 

Si quieres un árbol con colores otoñales espectaculares, el arce rojo es uno de los mejores que puedes comprar.

Es de crecimiento rápido y sus hojas de color verde en el verano se tiñen de rojo y naranja al llegar el otoño.

Necesita un suelo preferentemente ácido, que sea fresco y que no se encharque.

personas viendo este producto

Hay personas viendo este producto.

El Arce rojo está teniendo mucha aceptación por los clientes de nuestro vivero en los últimos años. De todos los arces que provienen de América, es uno de los que tienen las hojas más rojas en el Otoño. Muchas de sus características lo hacen interesante y adaptable a diferentes tipos de jardines y necesidades.

Origen del Arce rojo

Como bien acabo de decir el Arce rubrum es originario de América. Allí es muy común en muchos estados y es frecuente verlo en suelos muy dispares, demostrando su capacidad para vivir en medios muy variables.

El Acer rubrum en suelos poco profundos y pobres en nutrientes, conforma un árbol con pocas ramas y crecimiento muy raquítico. Cuando al Arce rojo le proporcionas un buen suelo, profundo, con humedad pero sin encharcarse, entonces es cuando manifiesta todo su potencial. Se convierte en un arce de rápido crecimiento con una gran copa y unos maravillosos colores en el Otoño.

El origen del arce rojo está en la zona este de América del Norte. Es autóctono en Terranova, Ontario, Minnesota, Wisconsin, Oklahoma, Texas e incluso en Florida. Ya ves que puede vivir con climas muy distintos.

Nombre Común y Científico

El arce rojo tiene muchos nombres comunes: arce escarlata, arce pantanoso, arce blando, arce rojo de Carolina, Arce rojo de Drumond, Arce de agua y arce rojo de Canadá.

El nombre científico es Acer rubrum, haciendo referencia con rubrum al colorido rojo de las hojas en el Otoño.

No hay que confundir el arce rojo con el arce rojo japonés, son especies diferentes y con unos hábitos de crecimiento muy distintos. El arce rojo japonés, Acer palmatun atropurpureum, es una variedad injertada sobre la especie original el, arce japonés o Acer palmatum .

Crece mucho menos que el arce rojo americano y las hojas también varían respecto a este. Las del arce japonés, son más pequeñas y además son rojas desde que nacen en primavera hasta el otoño. El arce rojo, en cambio, tiene las hojas verdes durante la primavera y verano, siendo en el otoño cuando toman una coloración escarlata brillante.

Descripción del Arce rojo, Acer rubrum

Hojas

Las hojas son opuestas y simples de tamaño variable de 10 a 15 cm de largo. Presentan habitualmente 5 lóbulos, uno central que es el más largo al que acompañan dos laterales puntiagudos y otros dos en la base, más pequeños que incluso en ocasiones no se aprecian.

Desde la inserción de la hoja con el pedúnculo, irradian como cinco venas que distribuyen la savia por los diferentes lóbulos.

Las hojas son de color verde oscuro por la parte de arriba (haz) y verde claro por el envés con un a leve vellosidad. El borde de las hojas es dentado de manera no muy acusada.

Flores

Hay que distinguir entre flores macho y flores hembra. Normalmente los árboles producen flores de un único sexo aunque en ocasiones puede haber flores hembra y masculinas en el mismo pie, incluso en la misma rama. También es posible encontrar flores con los dos sexos. 

Las flores aparecen antes de que salgan las hojas, agrupadas de dos a seis unidades, no son muy visibles por lo que la floración del arce no es el motivo que nos puede animar a su cultivo. Es de los primeros árboles en florecer en su lugar de origen.

 

Tronco y ramas.

Los brotes de las ramas del año son lisas, con un color rojizo más o menos intenso y cambian de color al segundo año, poniéndose grisáceas.

El tronco forma una copa amplia, con numerosas ramas en todas las direcciones. Conforma por tanto un excelente árbol de sombra, por su rápido crecimiento y frondosidad.

Frutos

Las flores y frutos se producen incluso en árboles jóvenes, algo que favorece su diseminación natural. Suelen dar gran cantidad de semillas, imagínate que se han hecho estudios en los que se ha constatado que la producción de un solo individuo, en condiciones ideales de suelo y clima, puede ser de varios cientos de miles de semillas !!

Las semillas del arce rojo pesan muy poco, en un kg entran hasta unas 50.000 semillas y su peso es variable en función del suelo y del clima en el que se encuentre.

El fruto es una sámara doble y madura de mayo a junio, durando su diseminación por una o dos semanas. El viento ayuda mucho a la dispersión ya que son muy ligeras y por tanto fácilmente llevadas por el mismo. 

Que tamaño alcanza el arce rojo de adulto.

Con el paso de los años puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura con un tronco de incluso más de 70 cm de diámetro. 

Se ha llegado a medir algún ejemplar de casi 40 metros de alto y un perímetro de tronco de 5 metros. Ejemplares así no son habituales, normalmente se quedan en cifras más contenidas.

Una característica interesante del arce rubrum es que crece mucho en los primeros años de vida. Enseguida toma la altura  necesaria para permitir el paso de las personas por debajo de su copa. Una vez alcanzada cierta altura, el crecimento se ralentiza y parte de la fuerza se emplea en anchear su copa y tronco.

 

Cuidados del Arce rojo

Es un árbol fácil, adaptable a muchos tipos de suelos y climas. Un auténtico todo terreno al que le tendrás que ceder un buen pedazo de tu jardín para que se desarrolle plenamente.

En su lugar de origen aparece desde zonas secas hasta zonas pantanosas, de ahí que se le llame arce de los pantanos o arce de agua. 

En España vive bien prácticamente en toda la península, salvo en lugares con sequías extremas, verános tórridos y sin riego. Para que luzcan bien sus colores otoñales es preferible que el suelo sea ácido. Cuanto más ácido sea el terreno, más rojo se pondrá en el momento de la caída de la hoja. 

En un par de ocasiones  me ha llamado algún cliente diciendo que si no nos habríamos confundido, que su arce no se ponía rojo en el otoño. El motivo suele ser que en suelos muy calizos el Acer rubrum pierde su color rojo en el otoño por un amarillo, que siendo muy bonito igual no es lo que buscas.

Una opción para conseguir mejor color otoñal es aplicar corteza de pino triturada o turbia rubia en el sustrato de plantación. También es recomendable en estos casos, regar con agua de lluvia en vez del agua del pozo o traida.  En zonas calizas, el agua siempre es muy rica en calcio y hace que suba el pH del suelo. 

Si quieres un color rojo escarlata en tu arce de los pantanos, ya sabes, hay unos depósitos maravillosos para almacenar el agua de lluvia, recogiendo la que va por las bajantes de tu tejado.

Como plantar un arce rojo

Para plantar un arce rojo suministrado en maceta vas a necesitar muy pocas cosas además de las ganas de hacerlo. Una azada, una pala recta, abono de lenta liberación u orgánico en pellets, y si estás en una zona muy ventosa un tutor al que se pueda agarrar nuestro joven arce para que no se lo lleve el viento.

Si el terreno tiene hierba, lo primero es retirarla con la azada en un diámetro de unos 60 cm. Estes "tepes" de hierba, podrás colocarlos al final de tu plantación con las raíces hacia arriba, para que se pudran proporcionando materia orgánica al suelo.

Bien, ya tienes  la zona preparada, bien limpia de hierbajos, ahora viene lo duro :). Con la pala recta tienes que abrir un hueco que sea al menos del doble en altura y anchura que el cepellón de tu planta.  

En el fondo del hueco de plantación volverás a echar tierra para que cuando pongas la planta esta quede al mismo nivel que el suelo o unos pocos centímetros más abajo. Si tienes un clima seco, deja un alcorque más bajo para que se almacene el agua de lluvia.

Si vives en la zona húmeda de España, déjalo al mismo nivel para que no se encharque. Que el arce rojo le llamen arce de los pantanos no quiere decir que sea el mejor lugar para él, lo aguanta, pero se desarrollará más en condiciones intermedias.

Mezcla con la tierra el abono de lenta liberación o bien un abono orgánico en pellets. Son fáciles de aplicar y no producen quemaduras en las raíces. Estes abonos te van a proporcionar todos los nutrientes que necesita tu arce durante los primeros meses de estancia en tu jardín.

¿Tienes un terreno muy fértil? puedes prescindir del abonado en el momento de la plantación aunque para mantener tus plantas sanas y con buen crecimiento un poco de ayuda no les va nada mal.

En todo caso, un abonado al año es una buena práctica y siempre con abonos bajos en nitrógeno. Algunos abonos que se emplean para los céspedes y que son muy altos en este nutriente, hacen crecer en exceso las plantas. Un crecimento muy rápido, por regla general, hace que los tejidos sean más blandos. Esto trae consigo que las plantas abonadas con demasiado nitrógeno, sean más sensibles a heladas, enfermedades y plagas.

Quita la planta de la maceta, si ves que no sale con facilidad, agarra el árbol por el tronco cerca de la base con una mano y con la otra, golpeas la maceta hacia abajo. Normalmente funciona y si nó, te queda la opción de una tijera de podar y cortar la maceta.

Coloca el arce en el hueco de plantación. La parte de arriba del cepellón acuérdate que debe quedar a nivel con la superficie del suelo o bien solo un poco por debajo. rellena alrededor del cepellón sin apelmazar la tierra. No presiones en exceso ya que de hacerlo puedes dificultar la circulación de las raíces por el suelo.

Y por último, coloca el tutor si lo necesita y un buen riego para que asiente la tierra. Si al regar ves que te quedó descubierto parte del cepellón, vuelve a echar tierra  para que no queden las raíces al sol.

Cuando riegues, sobre todo los primeros meses, debes dirigir el agua al cepellón de la planta ya que allí es donde tiene las raíces . Riega también la tierra pegada al cepellón, así las raicillas que vayan saliendo a explorar el terreno circundante, tendrán un buen lugar para desarrollarse.

Arce rojo, ¿para que sirve?

Ya hemos comentado que es un excelente árbol de sombra y a eso añadiremos que es perfecto para hacer alineaciones, en grandes jardines y parques.

Con el Acer rubrum conseguirás preciosos contrastes con otros árboles de tonos diferentes en el Otoño. Busca otros arces con tonos rojizos y amarillos y obtendrás una otoñada maravillosa.

¿Conoces el sirope de arce? normalmente el arce del que se extrae es el Acer saccharum, o arce de azúcar pero también se puede sacar del Arce rojo, es menos dulce pero también está rico.

Aguanta bien la contaminación y las duras condiciones de las ciudades, aunque por su tamaño final no es apto para calles estrechas si es una buena opción donde se dispone de espacio suficiente.

Su madera es aprovechable para diferentes usos y se denomina maple blando o arce blando americano. Es una madera con la albura de color blanco y duramen rojizo claro, de grano fino y en general fácil de trabajar.

Se hacen muebles, tallas, torneados y tiene cierta facilidad para crear piezas curvadas. Puertas, tarimas, molduras y chapas decorativas son otros de sus usos en América.

Como pantalla cortavientos funciona bien por ser de rápido crecimiento en los primeros años.

Productos Relacionados

COMPLETA TU PEDIDO

opiniones por weeComments